Poesía marinera.

Salió a la mar en su barca
Sin nacer aun la mañana
Se dejó las redes en tierra
Y también las cañas

Iba en busca de encontrar
El sonido del silencio
Le acompaña la soledad
Y el sordo grito de dentro

Se adelantó al esperar inquieto
Que el corazón agarra en un puño
Que añora y gime paciencia
Que le sume en sueños de muerto

Que le da vigor y la vez pereza
Que le azora y le hace correr
En busca del fin del viento
Donde se puede perder

En la mar está a solas
Lleno de estrellas ve el cielo
Y al dulce mecer de las olas
Todo es calma, paz y sosiego.

Esta entrada fue publicada en Rimas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s