Crónica de otra muerte anunciada.

Los moratones y los tortazos tenían su cara en común. Las violaciones y el cinturón, su carne amoratada.
Las fuerzas las perdió hace ya mucho, mientras la vida se le iba haciendo agua en los ojos.
Intentó pellizcarse y arañarse el alma para salir de la pesadilla. Tantos palos seguidos no la sacaron de ese mal sueño. Ni las palizas que insinuaban las cicatrices que tatuaban todo su cuerpo.
Soñando salidas retuvo hilvanada la esperanza a la vida. Sólo cuando dormía no era consciente de nada.
De día fue la presa en la cacería, de noche la prostituta que sin resistencia se postraba, por la mañana la monja que todo lo perdonaría, por la tarde lamía sus heridas para que no se infectasen.
Hoy perdió la partida la que ya no aguantaba, la que siempre perdía, la que nunca ganaba porque el terror se lo impedía; la mujer maltratada.

(Este texto pretende apoyar, de alguna forma, la lucha contra la violencia en general, sea del tipo que sea, y en particular contra la violencia de género. Espero que se me entienda).
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Enfados. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Crónica de otra muerte anunciada.

  1. jartos dijo:

    Te entiendo. Te apoyo en que esta lacra debería terminar ya, toda la violencia incluso de pensamiento.Buen Camino.

  2. Cati dijo:

    Se te entiende estupendamente, gracias por la parte me toca.Un beso.

  3. alma dijo:

    Entenderte a tí te entiendo…son otras cosas las que jamás entenderé…supongo que como la mayoría….no entenderé.porqué estas cosas siguen pasando…pero el lamentarse no es de demasiada ayuda,aunque sea lo único que podamos hacer los ciudadanos de a pie…lamentarnos e indignarnos…me sumo a tu apoyo,siento no poder hacer mucho más…besos

  4. El caminante dijo:

    El dolor se reflejaba en su rostro, el silencio que parecia ser su unico consuelo, parecia contener demasiado ruido, volviendose doloroso. Apoyo tu comentario, callar estas cosas es ser complice silencioso. Saludos

  5. Anonymous dijo:

    ecce homo- carpe diem.———————-Jartos, decía Platón que el hombre tiende al bien, que siempre busca lo bueno. El problema es lo que las personas entiendan por BIEN o por BUENO; y si el camino que elijen es el correcto, el que estan eligiendo constantemente.————————————–Camomila, miles de gracias. Eres como un soplo de aire fresco, como una fresa recién cortada.————————————–Alma, llega un momento en que “el por qué” pide a gritos una acción, un gesto no basta. Si existe algún modo de cambiar ésta situación sería que cada uno quisiese individualmente cambiar la suya. La “circunstancia vital”, que diría Ortega, no el Cano sino el Gasset. “Yo soy yo y mi circunstancia…”, te suena, bueno, pues no acaba aquí, como muchos creen, sino que continúa, “…, y si no la salvo a ella no me salvo yo”. Ya sería mucho hacer si cada uno hiciera por salvar su circunstancia.—————————————Caminante, habla alto mientras vuelas; algún Dios nos escuchará algún día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s