Muy pronto.

ecce homo
Hoy he estado mirando las primeras fotos que le hice a mi hijo. Un escalofrío me ha cruzado el alma cuando he revivido aquellos dos primeros meses de su tierna vida. Era tan frágil, tan debil, se lo veía tan vulnerable, que se me parte el corazón sólo de pensarlo.
Nació prematuro, muy prematuro, demasiado para mi gusto. Pero nació con unas ganas inmensas de vivir, le tendríamos que haber puesto de nombre Mahatma (alma grande y fuerte).
Pesó muy poquito y después perdió un poco más, hasta llegar a los 1300 gr. Hasta que engordó lo suficiente como para sacarlo del hospital pasaron dos meses, estuvo en una incubadora casi todo ese tiempo.2
Ibamos a verlo tres veces todos los días, por la mañana, antes de comer y a última hora de la tarde. Salíamos de allí con las manos vacías y un nudo en la garganta, pensando si pasaría bien la noche, si sus pulmoncitos aguantarían, si toleraría bien la leche que su mamá se sacaba, si haría caquita…, le costó un poco al principio.
Le hicieron muchas perrerías, unas necesarias, otras obligatorias y otras por si acaso. Le pincharon dos veces en su columnita para sacarle líquido, dos transfusiones de sangre, no sé cuantas extracciones, la vía se la cogieron en todas las venas del cuerpo (ya han pasado casi veinte meses y aún se aprecian las señales de las agujas en las manos y en los pies), y además tuvo un montón de virus infecciosos; y no se contagió en la calle, ni de nosotros. En fin, que como no sabemos medicina, lo dejaremos.
Pero mi niño es, desde que nació, un superviviente. Poco a poco, entre sustos, lloros, impotencias, discusiones y demás, en resumen sufriendo, lo fuimos viendo crecer y ganar peso con regularidad.
3Ya era capaz de abrir los ojitos y de mover las manitas para cojer mis manazas. Me apretaba muy fuerte, como queriendo que lo sacásemos de allí, o que no nos marchásemos, o como diciendo que no se rendiría, no lo sé exactamente, pero algo me decía, lo sé.
También se hechaba sus risitas, pero nunca se quejaba, ni lloró por nada. Comía todo lo que le dabas. Al principio por una sonda que penetraba por la nariz unas veces, otras por la garganta, y que iba a parar a su estómago, donde recibía la leche que le dábamos desde una geringuilla, (20 cl los primeros dias).
El día que nos dejaron darle su primer biberón y le pusimos un babero, no se le veía. El babero le tapaba los pies, sólo se veía babero; era una cabeza a un babero pegada, como diría Quevedo.
Ahora si lo vierais. Ya ha dado sus primeros pasitos, ya me mira a los ojos muy serio y me dice: papa vinnn, ugaa, bruuuum. O me pide una galleta, o mete los juguetes en la lavadora, o me pone los morritos, como él los pone, para que le bese en la boca.
Fijaos si hace ya cosas que hasta me ha cambiado la forma de ver la vida.
Ahora es más hermosa.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Interiores. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Muy pronto.

  1. Yo dijo:

    WOW es sorprendente la fuerza de voluntad y de supervivencia que tienen los pequeños, tu relato me ha dejado perpleja, ahora ya lo tienes cerca de ti disfrutalo, y no dejes de soprenderte de cada nuevo logro de su parte.Saludos 😄

  2. Cati dijo:

    Laura tb fue prematura (se lo q es eso), me alegro q todo haya salido bien, hace dos semanas se murio el hijo de mi amiga con tres meses, ufffff no puedo imaginarlo siquiera todavia estoy impactada.UN BESOTE.

  3. unsologato dijo:

    Che, hermano que me has conmovido!!Felicitaciones y saludos a ese sobreviviente y a los férreos papis. Viva la vida che, viva el amor!!!Abrazo felino!!!

  4. alma dijo:

    Es incríble que una “cosita” tan pequeñita haya tenido las fuerzas que tu niño ha demostrado para salir adelante,posiblemente las recibía de sus papás ahí al pie del cañón siempre,posiblemente cuando te agarraba la mano lo que te quería decir era “no te preocupes papá saldré adelante,sonríe un poco para mí”posiblemente..No le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas.(Louis Pasteur)Creo que en este caso ha sido tu hijo quién os ha enseñado a vosotros a superarlas…que seais muy felices…besitos…muassssssssssssss

  5. jartos dijo:

    Me has dejado agotado con tu relato, la de perrerias que se hace a las personas para curarlas o para que salgan hacia delante. A ver si inventan algo que para curar no sea necesario hacer daño.Me algro por tu hijo, por tu mujer y por ti. Que sigais disfrutando de la vida.Buen Camino.

  6. Sí, deben reconocer mis putas alitas quebradas que esto me ha embriagado de ternura. Gracias por el link.Besitos peladitos y con biberones llenos de whisky para clebrar por tu crío.Chaooooo.

  7. Enhorabuena por haber sacado adelante a ese pajarito.Lo habréis pasado fatal, pero ahora sois vosotros los que necesitáis un babero para secaros la babilla. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s