Solo para unos pocos.

buscando altas cotas
abriendo boquetes
por donde salir
por donde meterme

elijo escapar
del ambiente gastado,
del consuelo amputado,
del ojo perdido
del maniquí malherido
impedido
manejado a capricho
sin voluntad

¡tira del carro!
da igual si revientas

amarrado a la yunta
el animal sacrosanto
portador de arañazos
trazados por fustas
por manos sedientas
de monedas de oro
sigue tirando
cansado
sudado

la marioneta corta las cuerdas
comienza a parir laberintos
cientos por meses
vertiendo la mente sobre el papel
criando ojeras
amamantando imsomnios
quebraderos de cabeza
haciendo un guiño a la dama
de la güadaña terciada al hombro

apartado
lejos de las cavernas
de los reflejos
de las sutiles sombras
trazo un rumbo nuevo
un destino incierto

de todo me encuentro
unos vocean
otros cocean
todos cojean
los miserables
en vida han muerto

a vista de águila
todo es pequeño
hasta los dioses
que fruncen el ceño

¿qué son los ídolos?
heridas abiertas
llenas de mierda

¿acaso necesito pastores
fornicadores de ovejas
que nunca se niegan
y son esquiladas a cambio?

¿o pus deificada
que envenena las venas
que tapia sesos de dos en dos
y pisa cuellos si alzan la voz
contra la ceguera?

agazapado me quedo
como en el vientre de la madre

saco un león de la chistera
que muerde
que quema
que blasfema
que se sube por las paredes
dando rugidos crueles
vizqueando los ojos
enseñando los dientes

acabará con las serpientes
que se visten de oveja
con las ovejas travestidas de lobo

ya se dispersan las presas
hay luna llena
son invisibles tras la espesura de la maleza
vulnerables en tierras abiertas
donde está el aire que evoca
el saciar de un apetito
para el que no existe boca

en la luz
se diluyen las sombras
a cada aliento gastado
se evapora la humedad de la boca
saliva encostrada en las comisuras
que ralentiza el tragar
lo que provoca la asfixia
la derrota final
la zozobra

¡vuelve a tus sombras!

con el fin de la brisa
se destensa la vela
¡qué inútil es ahora un timón!
como el agua del mar para el sediento
como un ventilador en invierno
como para el impotente un condón

espera otra brisa que te arrastre
al infierno o más allá
o rema
rema sin parar
aunque haya viento
tu verás

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rimas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Solo para unos pocos.

  1. unsologato dijo:

    Maullido refrescante!!!

  2. Cati dijo:

    Juraria q habia dejado ayer mi coment.Buen findeeeee.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s