Día de perros.

Odio y Furia
Los perros estaban excitados con el olor a sangre de la arena. Al otro lado de las correas, que se tensaban en sus cuellos cada vez que embestían con la boca abierta y llena de babas, estaban los Brothers, los amos de las bestias.
Las apuestas estaban al rojo vivo a favor de “Furia”. Furia era un perro enseñado desde cachorro a matar o a morir peleando. Aún no había perdido ninguna pelea, había ganado todas las apuestas.
Aquella noche era especial. Los Brothers iban a enfrentar a Furia con “Odio”. Odio era hermano de Furia, se habían criado juntos. Pero hasta la fecha nunca habían peleado entre ellos.
Era la gran apuesta. La que daría a los Brothers mucho dinero si Furia ganaba.
Sonó la campana. Los Brothers soltaron a los perros. Estos arrancaron uno contra el otro con las fauces abiertas y como objetivo común el cuello del contrario.
Saltaban, se repelían, arrancaban un mechón de una dentellada furtiva al lomo o a la pata del otro. Así estuvieron tanteándose durante un rato.
Fue Furia el primero en hacer brotar la sangre de la oreja de Odio. Odio se reveló y respondió con un mordisco a la pata trasera de Furia. Furia se retiró para atacar de nuevo. Esta vez el mordisco fue certero.
Furia acertó de lleno en la yugular de Odio. Hizo presa y cada vez apretaba con más fuerza. Miles de kilogramos por centímetro cuadrado de presión iban sepultando la vida de Odio.
Furia esperaba a que uno de los Brothers le llamara. Siempre fue así.
Antes de matar al contrario el Brother le silbaba y Furia soltaba el cuello de su oponente. Nunca llegaba hasta el final. Pero esta vez la señal no llegaba y Odio estaba agonizando, le quedaba un hilo de vida.
Furia no escuchó el silbido por más que esperó. Odio dejó de respirar, estiró las patas y murió. Furia lo dejo caer con cuidado al suelo ensangrentado.
Los que apostaron al ganador celebraban su victoria a voces y silbidos. Aplaudieron y gritaron vítores a Furia. El gladiador había salido de nuevo invicto.
Entonces Furia salió de un salto del recinto acordonado y, aprovechando que los asistentes ya se marchaban, se escapó por la puerta abierta a la calle.

Cerca del polígono industrial, donde estaba la nave de las peleas clandestinas, había un parque donde los niños jugaban y las madres conversaban entre ellas de lo grandes que estaban sus niños, de las hipotecas que se ponían por las nubes y de otros temas varios.
Furia corrió hacia uno de los bancos del parque donde una madre estaba leyendo una revista mientras movía el cochecito de paseo de su niño, acunándolo para que se durmiera.
En un abrir y cerrar de ojos Furia se encanchó del cuello de bebé de un salto. La madre comenzó a gritar y a tirar del carrito para espantar al perro.
Pero Furia ya lo había estrangulado. Soltó al bebé del cuello y se marchó corriendo, escapando.

Mortimer tenía que llegar a tiempo al entierro. Aceleró el coche fúnebre y se desvió por el polígono industrial para coger un atajo. En una de las curvas un perro se cruzó y Mortimer no pudo esquivarlo. Lo atropelló.
Paró inmediátamente y bajó del vehículo. Se fue hacia la parte de atrás y allí vio tirado a aquel perro. Mortimer se acercó y comprobó que estaba muerto. Estaba completamente lleno de sangre y en el cuello llevaba una placa con un nombre. Furia.
No tenía tiempo que perder, cogió el cadáver y lo tiró a un contenedor cercano para que nadie tropezase de nuevo con él. Antes de bajar la tapa lo miró por última vez y pensó: “Pobre animal, otra víctima de la sociedad”. Y se marchó con prisa a su entierro.

Esta entrada fue publicada en Mortimer. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Día de perros.

  1. El caminante dijo:

    Estos dos ultimos post tuyos me han calado en los huesos, por su contenido social..Te felicito esa narrativa tuya la necesita toda la web saludos..

  2. Cati dijo:

    Q historia!, pero ciertamente la violencia y la crueldad, van haciendo sitio.Nos habremos acostumbrado?Un besote.

  3. JUAN BEAT dijo:

    SE LE OLVIDO A LA “EFIMERIAS” MENCIONAR QUE LO DE AIRES DE TANGO ES DE UN POEMA MIO… ME CAGA QUE NO CITEN LAS COSAS… MERDEhttp://homepage.mac.com/juanbeat/iblog/C831481007/index.htmlES ES EL LINK A MI POEMA LLAMADO MOON OVER YOU

  4. Tris dijo:

    de blog de gatos pase sin querer a uno de perros =Sconfieso que por ahora lo dejare pasar y volvere mas tarde a leerlo.ya la imagen me dejo medio tiritona….un abrazo

  5. alma dijo:

    Como siempre me ha gustado mucho,besitos y un abrazo de 55 seg..muassssssssssssss

  6. unsologato dijo:

    De puta madre!!!A lo London, compadre a lo London!!!Felicitaciones… y no porque los gatos se alegren por la muerte de los perros (aunque sonríen un poquito, che) sino porque lo disfruté grandemente.Abrazo felino vivace!!!me habías preguntado de una foto, querés que te envíe algo… o si querés tomar alguna, no problem.

  7. jartos dijo:

    Amigo Eumelvi, me has impactado de nuevo. Duro y cruel tu relato, pero muy bueno. Te has vuelto a superar.Un abrazo. Buen Camino.

  8. Gua gua gua, qué buen relato, qué perrada.Eres un cachorro juguetón o un mastín de esos que arrancar los brazos?Besitos perros, pero mansitos, de esos que se paran en dos patas y te terminan lamiendo los tetículos o la pera.Chaoooooo.En serio que me gustó, mucho.

  9. fabiola dijo:

    un mal bicho es el hombre. Gracias por el relato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s