La mirada.


Un hijo te sonríe de ésta manera y todas las preguntas obtienen respuesta, todos los sufrimientos de la vida se evaporan, al igual que el cansancio de la obra y lo de tender la ropa después de fregar el baño.
La sinceridad con que un hijo muestra su felicidad sin tapujos sólo es comparable al amor que le tienen sus padres. Un amor que va más allá de todo lo demás que habitualmente nos ocupa las mentes. Un amor sincero.
El amor verdadero se reconoce nada más verlo, nada mas sentirlo, nada más escucharlo, nada más olerlo. Porque el amor verdadero nos conquista por todos nuestros sentidos. No hay armas que valgan, el amor verdadero te deja desarmado, te abre los brazos y te empuja a responder con besos y abrazos, con caricias y palabras de “te quiero” para arriba.

Esta entrada fue publicada en Alas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La mirada.

  1. unsologato dijo:

    saludazo felinazo che!!!y viva el amor!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s