Tu yo es mi tú. Tuyo es mi tú.

Andan caminos pies peregrinos buscando otros cielos, cero otros, siempre respuestas, siempre a sí mismos, en sí mismos, perpetuamente ensimismados, embelesados sinceramente en los acertijos humanos, por recovecos mentales y huecos negros que producen infinita ceguera pero prometen luz eterna…

Labran otros tierras ajenas sintiendose a cada paso echados a perder, y tambien perdidos, creciéndose en su miseria, adbocados a no asir sus riendas (si uno no es el que las lleva solo queda que las lleve otro o que se ande con ellas sueltas, a lo salvaje), conformadores sin remedio…

Habermelas quiero conmigo mismo, mi enemigo amigo, indomable curioso, ininteligible a ratos, vitalmente abierto, sin secretos ni entorpecedoras restricciones interiores.

Esta entrada fue publicada en Interiores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s