Elecciones.

Los políticos al uso parecen malos vendedores de enciclopedias. Enseñan forzudamente los dientes ante los objetivos que los apuntan, como la Pantoja, intentando fingir una felicidad inexistente. Intentan hacernos creer que lo que prometen es lo mejor para nosotros. Intentan creerse su discurso porque alguien les ha chivado que para convencer hay que estar convencido y que también es más sencillo engañar a las masas que a los individuos. Cualquiera que esté atento puede verles el plumero. Sólo buscan llenar un profundo pozo que se llama ego. Y el ego busca el poder, la fama, el dinero, y no escatima a la hora de conseguirlo. Por eso nunca sé a quien votar. No ha aparecido el Líder, no hay un Partido que reuna los requisitos mínimamente exigidos por mi criterio exquisito. No hay ningún partido, actualmente, que merezca ni una sola pizca de mi confianza, más bien al contrario, cada día los aborrezco más, me causan vergüenza ajena, incluso ganas de vomitar.
Menos mal que uno siempre se puede refugiar en las utopías. En ellas siempre se puede encontrar esperanza para la Humanidad. Esperaremos, paciente y estoicamente, que llegue el día en el que un partido honrado desarrolle un programa verdaderamente radical y revolucionario, liberador y humanizante. Ese día podríamos escuchar un discurso así:

Este Partido intentará hasta conseguirlo, o morir en el intento, convencer a todos los ciudadanos, de todos los países, de que las fronteras son barreras que hay que eliminar. Una vez que hayamos conseguido ésto también habremos acabado con la inmigración y miles de problemas, porque sin barreras sólo hay un país llamado Tierra.
Las prisas serían abolidas por un decreto de ley, ya que la prisa mata y prima, ante todo, la vida. Se abogará por el ritmo de la Naturaleza, ya que Ella es sabia, además de Madre, y buena.
En el trabajo no se buscará el beneficio económico sino la calidad y las necesidades de los individuos.
La jornada laboral sería reducida a la mitad, así el trabajo sería el doble y, redundantemente, habría el doble de trabajo. Habría muchos más puestos de trabajo que hombres o mujeres para realizarlos, beneficiándose la inmigración que viene a trabajar honradamente, que ya no sería tal inmigración por no haber barreras fronterizas. Por supuesto los sueldos no se dividirían por la mitad, ¡no!, si no ¡vaya gracia!, al contrario, habría que subirlos más, ya que la creación de empleo y la afluencia externa de mano de obra, que ya no sería barata sino igual-pagada, profesional y con garantías de calidad, generaría muchos más beneficios.
Disponiendo los trabajadores todos, hombres y mujeres, de tiempo libre extra, se podrá disfrutar más de la familia y de la cosa del libre albedrío, ya que no se tendrían que preocupar más las buenas gentes de las guarderías, ni de los colegios, ni de la universidad de sus hijos, ni tampoco le quitará a ninguna familia el sueño la hipoteca, ni los centros de salud, ni los hospitales, ni los programas basura de los canales basura que retransmiten ahora. Porque el buen funcionamiento del Estado, su honradez, su buena gestión de los recursos, su intachable administración y su limpida transparencia, además de los rectos valores que enarbola y rigen todas las decisiones que toma, darán de sobra para conseguir ésto y mucho más que con ilusión y entrega se proponga.
No habrá matrimonios de gays ni de lesbianas, ni de monógamos ni de monógamas, ni se firmarán contratos por ninguna de las partes contratantes de la primera parte, ni de la segunda. Todos seremos familia, por lo que no existirán los divorcios, ni las peleas y malos rollos que todo eso conlleva.
La familia será de libre elección. Igual que Cristo eligió a sus discípulos y los llamó hermanos, igual que Él eligió un padre que le molaba más que el suyo propio, que sólo era carpintero y no un dios todopoderoso como el otro, cada cual podrá elegir a los miembros que compondrán su propia familia, actuando en consecuencia y, siempre, respetando a todos como le gustaría que lo respetasen a uno. Con el tiempo casi todos descubrirán con asombro, y todos sin atisbo alguno de duda, que somos una gran familia que se llama Humanidad. Y lo descubriremos porque la educación y el conocimiento nos quitarán las vendas de los ojos y las piedras de la mochila que cargamos a la espalda, y todo será un ligero caminar hacia la perfección moral y filosófica, hacia el sumum de la sabiduría y, por ende, a proclamar la paz y el amor hacia todos los seres creados y por-venir. ¡Todos seremos abuelos y padres de todos, hijos y hermanos de todos!. ¡No habrá suegra, ni yerno, ni cuñado ni cuñá-aá-aá-aá!.
El Estado contaría con la participación de los mejores filósofos, matemáticos, historiadores, arqueólogos, científicos, químicos, economistas, etc, etc, para desarrollar un plan cojonudo de educación que abarcase a todas las capas de la sociedad. Poniendo los recursos necesarios para tal fin, esto es: espacios en televisión, prensa, radio, Internet, paredes blancas para grafiteros, post-it pegados por la ciudad, pintadas en las paredes de los váteres, en fin, lo que hiciese falta para conseguir que todos y cada uno de los ciudadanos de éste país sin fronteras desarrollasen al máximo su potencial humano y laboral generación tras generación. Bello legado.

Y ésto es sólo una pequeña muestra de lo que se podría hacer si todos quisiéramos hacerlo verdaderamente, si fuésemos lo suficientemente honrados y generosos como para olvidarnos de las diferencias que nos abisman y centrarnos en lo que nos une e iguala, en lo que nos duele y daña, en lo que puede salvar a la raza humana de una desaparición demasiado triste y temprana.

Votenme. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Alas, Politiqueo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Elecciones.

  1. Pilar dijo:

    Se nota un blog interesante, miscelaneo. Lamentablemente estoy con poco tiempo para leer y así opinar con propiedad.Pasaré a verte en unos días más.Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s