Bonito vómito.

Es un placer que va más allá de lo vulgar y colectivo, por el mero hecho de decirlo, de parar mis vuelos postreros por estos derroteros desgarrados, tuertos y descosidos, deslucidos, en blanco y negro, y bajar al pozo ingominioso de la masa desparramada, como salsa suelta, de tomate, por ejemplo, para mezclarme con los ingredientes baratos y abundantes.
Abunda lo barato y sin clase, chándal con zapatos, camisa, y calcetines blancos, por ejemplo.
Y lo imposible se hace posibilidad y entonces hay que llevarlo a cabo, como sea; aunque no se pueda se intenta, aunque salga un churro, una puta mierda absoluta, una cagarruta impoluta. Yo vomito al mito que idolatras tú, so ignorante.
Tanta mierda que limpiar que los barrenderos pasan, pasan los pasotas y los macarras, los imbéciles y los idiotas, pasan hasta los que nunca pasan porque están comprometidos con todas las causas; y si no las hay se crean, se inventan y se moldean, ejerciendo de bestias que cocean al menor asomo de verdadera esencia, de particularidad sincera, singular a todas luces; sea lo que sea. Porque tú, que no entiendes de ésto ni de nada, quieres que otro te sostenga la vela para que veas un poquito mejor las hostias que te esperan. La torpeza y la ceguera van de la mano y os invitan a todos a partiros la crisma contra los muros, contra las piedras, o en una curva a dos, en cuatro o con doce ruedas. La prueba es tremenda, pero no más que una cogorza perpetua, que una idea equivocada o que una maleta siempre hecha.
La madre más puta no es menos madre que la que se prostituye, pero los hijos son escoria con aspiraciones áureas que no aprenden desde las cenizas a brillar, porque a brillar se aprende en la oscuridad, a sobresalir desde el fondo. Y si piensas, si es que lo haces, que ésto nunca ha tenido ni pies ni cabeza, mírate en el espejo e intenta encontrar la coherencia de lo que ves, si es que sabes siquiera mirar. Contempla tu cara de gilipollas cuando consigues, tras un esfuerzo hercúleo, darte cuenta de que una chispa de luz ha cruzado por delante de tus narices mocosas. Pero no trates de interpretar nada o la cagarás, porque todo lo que tocas se convierte en podredumbre. Desvirtúas constantemente y desvarías a cada paso que das por la senda del engaño que pisa la manada. Eres un puto ciego, ya lo sabes, te lo dice un Hombre.
Esta entrada fue publicada en Enfados. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bonito vómito.

  1. Iván O. dijo:

    Joder… que loca y aburrida debe estar la gente para hacer algo así. y también que mala hostia y cobardía de utilizar a otra persona para decir lo que ellos piensan. Y que ganas de malmeter. En fin, yo también siento la confusión. Un saludo.

  2. frank h. dijo:

    yeap, así vamos… como siempre…abrazos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s