Condicionamiento subliminal.

Estas imágenes están tomadas de una máquina traga-perras.

Serán un homenaje que hace el fabricante de éstas máquinas a los hombres de la construcción que tras comer se levantan a la barra para pedir café, copa y puro y, de paso, siempre de paso, echar unas monedas de su miserable sueldo a la máquina que los homenajea desde una esquina con vivas y brillantes luces y música vivaracha.

Esta entrada fue publicada en Des-varios. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Condicionamiento subliminal.

  1. Rafa MJ dijo:

    Yo me pongo en el lugar del empresario sin escrúpulos. Piensa mal y acertarás. ¿Es un homenaje o una artimaña disfrazada de homenaje para sacar las pocas perras que cuestan sangre, sudor y lágrimas? Mmmm… igual la intención es buena pero es que ya no me fío de nadie. Y menos si hay pasta de por medio.Por cierto, eso de café, “copa” y puro es un decir, ¿no? Aquí en Inglaterra, si te tomas media caña a la hora de comer no te dejan volver al tajo luego. El tema de salud y seguridad en las obras (y excavaciones arqueológicas) es terriblemente estricto, estipulado y bien organizado. Desconozco cómo es en España pero, al menos en la parte arqueológica que mí me toca, estamos a “lustros-luz”

  2. frank h. dijo:

    ¿quién necesita homenajes?yo, al menos, necesito las perras.en el banco, cuando hay que pagar la hipoteca, no quieren saber de homenajes, quieren ver platita cash down.saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s