Ofertas en crisis.

La crisis hace que los pequeños empresarios se devanen los sesos para ganarse el salario. Muchos hacen uso de la picaresca, otros hacen gala de elocuencia, y otros hacen lo que pueden, lo que buenamente pueden.

Este cartelito estaba expuesto, indecentemente, a la vista de cualquiera, en la panadería de mi barrio. Esto si que es una indecencia y no dos hombres besándose en la calle, o dos perros enganchados.
Vergüenza debería darle al autor del hecho por poner semejante aberración en un lugar donde van niños a comprar chucherías, que lo único que consigue es hacerles un lío con los estudios de matemáticas y poner en duda la poca fé que aun tienen en los números.


Y no se crean que el cartelito fue retirado pronto, en un día o dos, que ya sería mucho más de lo que la sana razón soportaría, qué va, se tiró más de dos semanas expuesto, en una caja, unido a ella por un solo trozo de celofán, que es proeza heróica, ya que, a buen seguro, me apostaría el bazo, ha sido comprado, el celofán, como casi todo lo que a abastecimiento de material de oficina se refiere, en la tienda del ‘Todo a Cien’ , ahora renombradas a ‘Todo a Eulo’.


Está claro que el dueño del negocio no está muy versado en matemáticas simples, pero sabe sacarle partido a la crisis.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Des-varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s