¡Shhh!.

Sofía quería ir a la selva y montarse en un mono que le llevase a su casa, pero, ¡shhh!, el cocodrilo se puede despertar, hay que ir en silencio. Sofía va hasta su cuarto, ¡shhh!, el cocodrilo está cerca, investiga pero no está en la habitación y entonces se acerca a la puerta del baño, ¡shhh!, abre la puerta empinándose para agarrar el pomo, ¿quién está aquí?, ¡shhh!, el cocodrilo se está duchando. Sofía entra y ruje, ¡grrr!, y mamá se hace la sorprendida y se asusta de mentira, ¡Qué miedo!, entonces Sofía pone su vocecita de monstruo, Soy un “cocodilo” y voy a “comé” a todo, ¡uhhh!, y entonces papá no aguanta más sus ganas y se lanza por detrás de su hijita rugiendo como un león y la achucha, y la besa, y la estruja, y se la comería toda, hasta con ropa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Interiores. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Shhh!.

  1. Malalua dijo:

    ¡Qué dulce! Me ha encantado cómo has contado la aventura de tu niña.Besitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s