¿En qué piensas mientras caminas?

La lucha por la libertad y los derechos de toda la humanidad, la lucha en contra del poder mundial establecido, la pelea contra el sistema manipulador obsoleto, no puede ser fácil, ni tampoco breve. Es una empresa a nivel global que requiere del compromiso de la humanidad toda. Durante este inevitable proceso, la transición hacia el nuevo paradigma no ha de estar exenta de zancadillas, tropiezos y culetazos. Ya sabemos o vamos descubriendo cómo trabaja el enemigo, cuales son sus armas, cómo lleva a cabo sus propósitos. Y sabemos que nunca ha sido legal en el juego. Con ésta lacra de criminales jamás hemos conocido la paz, ni la tranquilidad, ni hemos gozado jamás de una buena salud física o mental, moral, espiritual, porque siempre hay alguien que sufre en el globo, siempre hay alguna guerra en preparación, siempre ha habido esclavitud en uno u otro lado, porque no nos conformamos con una paz capada, manca o parcheada.
Todas las atenciones han sido distraídas hacia el absurdo, frente a la tontería, hacia la gracia fácil, hacia el embrutecimiento y la paranoia, y han utilizado también muchas tretas, muchos conjuros malvados, para conseguirlo. Pero se ve que no lo han hecho bien del todo, porque, casi cuando ya lo habían logrado, un muro delante de ellos se está levantando, impasible, innegociable, firme y contundente, en una palabra, despierto. Que nos intenten minar es lo propio, cualquier enemigo digno lo haría, que lo consigan eso es otra cosa. Cuando el muro está construido por gente despierta es tal su poder de contención que ni cien enemigos como éste podrían siquiera resquebrajarlo, a lo sumo podrían hacerle perder media uña a la hora de recojer los despojos tras haber ganado la batalla, pero nada más. Las personas despiertas gozan de un poder que les alienta, una fuerza que está más allá de ellos, es una fuerza que proviene de la unión de las fuerzas de las almas despiertas, y en cada una de estas almas se encuentra la fuerza de todas ellas. Y la onda continúa avanzando iremediablemente.
Nos irán lanzando puñales, piedras, bombas, pero sabremos distinguirlas aunque vengan camufladas, con piel de oveja. Y será sencillo pues cada día van a ir quedando menos ovejas, y habrá más pastores, porque cada uno se guiará así mismo, y será dueño de su vida, orgulloso de su libertad conquistada, -dones que otorga el despertar-, y los lobos tendrán que alzar la vista para ver el fuego de nuestros ojos. Les veremos agachar el rabo y correr a esconderse en sus cuevas, pero aun así no les quitaremos el ojo de encima, -van a tener el ojo encima hasta ansiarse-, por si acaso se les ocurriera transformarse en Morlocs.

PD: Recogiendo los trastos de los niños me he topado con un collar hecho de macarrones que hicieron en el colegio, en ese instante he pensado que en un futuro no muy lejano un collar de macarrones será más valioso que uno de diamantes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alas, Interiores, NOM/NWO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s