Todos somos soldados.

El tiempo es relativo. Hoy, caminando por el sendero que lleva a la colina de la consciencia, esto es, viviendo, he arribado al pasado y la causalidad, esa dama que se viste con sincronía magnética, me ha traído de la mano a un querido y amado artista, ni más ni menos que a Charles Chaplin, que ha venido disfrazado de gran dictador, para decirme al oído que somos soldados, los más poderosos, armados con el arma más poderosa que existe, la consciencia unida al amor.

Esta entrada fue publicada en Alas, Politiqueo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s